Cómo colocar los azulejos de cerámica

La correcta colocación de los azulejos desempeña un papel fundamental para garantizar la duración del revestimiento cerámico. La correcta preparación del soporte y la selección de adhesivos y sellantes adecuados al tipo de azulejo que se desea colocar, así como a las condiciones especificas de uso (interior o exterior, pared o suelo, tráfico ligero o pesado, etc.) permiten obtener revestimientos duraderos. Hacer realizar el trabajo de colocación a personas calificadas y utilizar productos conformes con las normas más modernas tanto nacionales como internacionales es de gran importancia.

El ambiente de destino
El ambiente de destino es uno de los parámetros principales que deben ser considerados. El tipo de cargas a las que estarán sujetas las superficies de los azulejos y su intensidad deben tenerse en cuenta al momento de seleccionar losazulejos cerámicos, que deberán tener las características idóneas para garantizar la durabilidad necesaria. También debe considerarse el posible contacto con sustancias agresivas.

El sustrato para el revestimiento
Además de garantizar la planicidad del revestimiento cerámico, el sustrato debe contar con resistencias mecánicas capaces de soportar las cargas previstas durante el uso de las superficies, incluso de tipo accidental. Al momento de la colocación, el sustrato deberá encontrarse limpio, plano, seco, estable y sin discontinuidad de sustancias que pueda comprometer la sucesiva adhesión.

¿Qué azulejos seleccionar?
Los azulejos deben seleccionarse considerando sus características específicas, las cuales deberán satisfacer los requisitos previstos para el ambiente de destino, así como el tráfico al cual estarán sujetos. Así mismo con respecto a su espesor y formato.

¿Junta mínima o junta abierta?
La colocación con junta abierta (cuyo tamaño dependerá del formato del azulejo y de las características específicas del proyecto) es de fundamental importancia por diversos motivos. Entre estos, el principal seguramente es absorber la tensión a la cual puede estar sujeta la superficie de azulejos debido a la inestabilidad del soporte o a las variaciones dimensionales del revestimiento a causa de cambios de temperatura.

Fuente: “Ceramica Amica Conoscere la ceramica italiana per utilizzarla al meglio delle sue potenzialità” (“Cerámica Amiga Conocer la cerámica italiana para utilizarla al máximo de su potencial”). Confindustria Ceramica y Edicer SpA. 2013