Category Archives: MANTENIMIENTO

Gres porcelánico. ¿Cómo lo limpio?

Unos sencillos consejos de mantenimiento para limpiar los pavimentos de gres porcelánico.

El gres porcelánico es un material muy fácil de limpiar y de mantener. En efecto, bastan unas pocas medidas para garantizar una protección adecuada y duradera que permita preservar la belleza de los azulejos.

La limpieza cotidiana del gres porcelánico se lleva a cabo utilizando un trapo para suelos y una mezcla de agua caliente y detergente neutro de los que pueden encontrarse fácilmente en los comercios. Desaconsejamos el empleo de ceras, abrillantadores e instrumentos abrasivos como estropajos de metal y cepillos duros.

Desaconsejamos asimismo el uso de detergentes abrasivos sobre superficies brillantes y/o pulidas; tras haberlos probado sobre una pequeña parte de la superficie solada, sí pueden utilizarse, en cambio, sobre azulejos de colores mates.

Frente a manchas difíciles o ante suciedad muy persistente sugerimos el uso de detergentes específicosdisueltos en agua con arreglo a las proporciones indicadas por el fabricante y dejándolos actuar el tiempo que este recomiende.

A continuación, una breve guía acerca de los productos que resulta conveniente utilizar según la naturaleza de la mancha:
•    Depósitos de cal, manchas de herrumbre: producto ácido;
•    Restos metálicos (roce de objetos de hierro, níquel, aluminio): producto ácido;
•    Manchas de cerveza, vino, café: detergente alcalino;
•    Grasas animales o vegetales: detergente alcalino;
•    Manchas de goma, tacones de los zapatos: detergente alcalino;
•    Tinta soluble, colorantes alimentarios, betún para zapatos: detergente alcalino;
•    Aceites y lubrificantes: detergente alcalino.

Las juntas entre los azulejos: cómo limpiarlas de manera eficaz

¡Hay muchos métodos para limpiar las juntas de modo ecológico!

Son verdaderamente innumerables las maneras de limpiar las juntas entre los azulejos;quien prefiera evitar el uso de productos químicos ha de saber que existen numerosos métodos naturales.

Un excelente aliado es una substancia que seguro que tiene usted en casa: el bicarbonato de sodio.

Hay que diluirlo en abundante agua caliente y verterlo en las juntas. Tras haber dejado que la solución de bicarbonato y agua actúe durante unos diez minutos, empezar a restregar sirviéndose de una esponja.

Si la suciedad resulta ser particularmente resistente, se recomienda pasar por las juntas un cepillo normal o incluso uno de dientes. A continuación lavar la superficie con agua abundante y con un detergente normal para eliminar posibles residuos de suciedad y de bicarbonato.

En caso de juntas blancas o claras se puede recurrir asimismo al percarbonato de sodio, un blanqueante ecocompatible y no contaminante que dejará blanquísimas las juntas.

Pero no es la única alternativa: si no tiene usted bicarbonato en casa, puede servirse de agua oxigenada, por ejemplo. Si se vierte en las juntas y se quita con un cepillo, elimina eficazmente la suciedad y el polvo. Para realizar cualquiera de estas operaciones aconsejamos el empleo de accesorios de protección de los ojos y las manos.

El vinagre de manzana es otro excelente aliado en la lucha contra la suciedad: diluido en algo de agua, después de que haya actuado durante cinco minutos, debe quitarse con un paño empapado de agua caliente.

Para terminar, existe un electrodoméstico perfecto para este tipo de operación higienizante: el limpiador de vapor. Lo ideal es pasar el electrodoméstico con cuidado siguiendo la línea de las junturas y, para completar la limpieza, lavar la superficie con agua y un detergente normal.